EGIPTO. Un viaje consciente por los templos del conocimiento.

Egipto es una gigantesca evocación. 

Como un escenario idóneo en el que despertar suavemente una memoria sutil y antigua. 

 Una memoria que nos susurra un origen, un propósito, un sentido… 

Y ha sido, por excelencia, la Tierra Sagrada. El lugar en el que nació todo y al que siempre se ha de retornar al menos una vez. 

Sebastián Vázquez