¿Qué es Yoga?

Dia Internacional del Yoga
 
 
La Asamblea General de la ONU, aprobó el 11 de diciembre de 2014, una resolución por la que proclamaba el 21 de junio, Día Internacional del Yoga, reconociendo que el "Yoga ofrece un enfoque holístico de la salud y el bienestar". El 21 de junio del 2015, 35.000 personas con el Primer Ministro a la cabeza, llenaron con un manto blanco la avenida Rajpath, que conecta el Palacio Presidencial con el famoso monumento de la Puerta de la India.
 
El Yoga es patrimonio de la humanidad, y no solo de la Cultura India. La India simplemente albergó y cultivó un conocimiento ancestral que la trasciende, y en esa custodia radica precisamente su mérito y honor.
 
En las últimas décadas, el Yoga se ha expandido por todo el mundo, me atrevería a decir, que se ha convertido en viral. Pero al igual que ocurre en internet, donde no tenemos la plena certeza de que la información que se propaga por la red sea totalmente veraz, el conocimiento que del Yoga se tiene es, en la mayoría de los casos errónea, o parcial.
 
¿Qué sabes del Yoga?
 
Lo que tu sabes, lo que yo se, lo que saben los profesores de Yoga, es solo un módelo, no es el Yoga. El  Yoga Real no se puede conocer en términos de la mente, sólo se puede vivir. El Yoga Real no trata de información sino de Conciencia. No importa con que grado de detalle sea tu información, la información es información. El Yoga Real es Conciencia, y es un estado. Un estado que contiene, sí, un altísimo grado de información relevante.  No es posible saber de Yoga, sino vives en Yoga. Y para ello, necesitas salir de tí mismo, de tu mente, y restablecerte en el Ser que eres. No es posible hacerlo si antes no aquietas el ruido incesante de tus redes neuronales, de las profundas huellas que tus experiencias y deseos por cumplir, que tus rechazos y temores, han dejado en la sustancia sutil de tu mente y en la estructura neurológica de tu cerebro.
 
Cultivar el silencio, en lugar de la agitación, la atenta presencia en lugar de la dispersión, es el preludio del Yoga, y ello requiere una buena dosis de constancia, esfuerzo, inteligencia y desapego.
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *