BLOG

NUESTRAS CONVICCIONES MAS ARRAIGADAS

Nuestras convicciones más arraigadas, más indubitables, son las más sospechosas. Ellas constituyen nuestro límite, nuestros confines, nuestra prisión. Ortega y Gasset Para que una convicción, una creencia, o un hábito se arraiguen profundamente, deben generar circuitos y redes neuronales muy potentes, de tal forma que la información fluya de manera Leer mas…