MEDITACION YOGASUTRAS

Es en los Yogasutras de Patanjali, donde se codifica la ciencia de la Meditación. El método propuesto para alcanzar el estado meditativo es simple y sin esfuerzo. La práctica atencional descrita, debidamente comprendida y practicada, permite silenciar la agitación habitual de la mente al tiempo que despierta y estabiliza la atención. Ello conlleva un nuevo estado cognitivo llamado Samadhi, donde el meditador tiene conciencia de su realidad más profunda. 

LA PRACTICA MEDITATIVA

 

La meditación es un proceso atencional, que implica un uso especifico de la atención para producir un cambio en tu estado mental, y por consiguiente en tu percepción de las cosas, en la manera en que procesas la información que te llega, en la claridad con que abordas las decisiones, en la regulación de tus emociones y en el estado de tu fisiología y de tu cuerpo. Si tu estado mental mejora, también lo harán todos estos aspectos.

La meditación, entraña muchos métodos diferentes de cómo y dónde usar la atención. Cada uno de estos métodos emplea diferentes estrategias y produce por tanto, logros distintos.

La práctica propuesta aquí es un método simple y efectivo que todo el mundo puede practicar. No requiere apenas requisitos, solo querer aprenderla por decisión propia, estar motivado para integrarla en el día a día, y estar abierto a descubrir ese "territorio interior" inexplorado que somos.

El origen de esta meditación es antiguo y se encuentra expuesto en los Yogasutras de Patanjali, el texto fundamental de la ciencia del Yoga. En los inicios de este texto se elabora el método general de una practica meditativa que logra aquietar, sin tensión ni esfuerzo, la constante agitación de la mente al tiempo que desarrolla la capacidad de estar despierto y atento. El logro, a través de la práctica meditativa, de esta nueva condición mental, el estado meditativo, trae inmensos beneficios en el ámbito de la conciencia, la personalidad, el cuerpo y la sociedad. 

EL RESULTADO

 

El estado meditativo, Nirodha, produce un hecho de importancia trascendente: el meditador deja de identificarse con su mente, con su personalidad, y con todos aquellos contenidos de su territorio interior, y que hasta el momento, había considerado como él mismo. El meditador toma progresivamente conciencia de que todos sus estados emocionales, sus pensamientos, creencias y conocimientos, solo pertenecen a su mente pero no forman parte de su identidad real: una presencia consciente más allá de los limites que el espacio-tiempo mental le impone. Adquiere así un experiencia interna de libertad y felicidad en medio del juego de la vida. Cada vez menos limitado por sus condicionamientos, el meditador empieza a percibir, sin los filtros de su personalidad, la realidad de las cosas tal y como son, lo que posibilita un conocimiento nuevo, espontáneo y genuino. Este estado cognitivo extraordinario, de sí mismo y de la realidad, se denomina Samadhi en el contexto meditativo.

El proceso para desarrollar esta experiencia es simple, y solo requiere de un uso mínimo y especifico de la atención, para producir una disminución progresiva de la activación mental. El método, simple a mas no poder, requiere sin embargo de la guía adecuada, porque los condicionamientos habituales de la mente tienden a complicar lo sencillo, y el estrés y la tensión del sistema nervioso se oponen habitualmente a su sencilla práctica. Si el proceso es simple, no lo es sin embargo la experiencia meditativa, que difiere a veces enormemente no solo en personas diferentes, sino en la misma persona de una meditación a otra, en función de la elaboración de los diferentes condicionamientos, tensiones y temas cruciales de la personalidad.

Hay que comprender bien todos estos elementos para garantizar la eficacia del método, para preservar a toda costa la simplicidad y la inocencia de su práctica.

¿CÓMO APRENDER?

 

El proceso de aprendizaje se realiza a través de 4 sesiones, habitualmente intercaladas por varios días, y con una duración de unas 2 horas por sesión. Ello permite asentar la práctica, al contar con varias meditaciones entre una sesión y la otra, y dotar así de mayor experiencia meditativa en el desarrollo del curso.

Las sesiones pueden ser realizadas tanto de forma presencial como online. Es posible un formato intensivo de 4 días seguidos, pero es preferible el curso extensivo de 2 semanas por las razones antes expuestas.  

SESION 1

Una introducción a las diferentes practicas meditativas atencionales. Efectos e Investigación científica. El método propuesto por Patanjali. Teoría y aprendizaje.

SESION 2

El proceso de la meditación. Aspectos concretos y prácticos de la meditación.

SESION 3

Procesos fisiológicos de liberación de estrés, tensión y fatiga. Desactivación de condicionamientos profundos. Psicología de la meditación. Actualización y desarrollo de la personalidad.

SESION 4

Autorrealización y desarrollo personal. Una visión de las posibilidades humanas desde las perspectivas del Yoga: estados de conciencia superiores. La importancia de las prácticas intensivas. 

TESTIMONIOS

Traté de meditar sola durante mucho tiempo pero fue frustrante, poco efectivo. He descubierto en este curso de iniciación la importancia de meditar guiada por un maestro. Atender y participar en las cuatro sesiones me ha permitido entender mejor cómo funciona la mente y comenzar a descubrir los verdaderos beneficios de la práctica meditativa. Gracias. 

Isabel. Directora hotel. 58 años. Madrid

El  curso ha sido excelente. Muy bien impartido. Lo cual ha hecho fácil tener una noción clara de lo que es la meditación y sus beneficios.

Maribel. Diseñadora. 64 años. Alicante

Nunca había podido pensar que una técnica tan fácil pudiera llevarme a un estado de silencio mental tan rápido. La explicación teórico-práctica por parte de Rafael fue excepcional. En definitiva, un salto para establecer la práctica de la meditación en mi vida.

Angel. Naturalista. 36 años. Elda

Me alegro mucho de haber asistido a este curso con Rafael Santamaría. Es un profesional en la materia avalado por su experiencia como meditador e investigador de la Neurociencia. He vuelto a retomar esta imprescindible práctica de la meditación gracias a él. Le estoy muy agradecido. Lo recomiendo encarecidamente.

Toni. Profesor de yoga. 58 años. Valencia

El curso es muy informativo y práctico ya que enseña y motiva para continuar la práctica meditativa. La meditación me aporta concentración y a la vez relajación a la mente. Me hace que desee volver a meditar para estar en ese estado. Soy más consciente de los estados reactivos  y me ayuda a controlarlos.
Cristina. Educadora social. 63 años. Alicante

Muy recomendable el curso de Iniciación a la Meditación con el Dr. Santamaría. Durante las sesiones, el ser interno aflora y la mente se relaja.
Sonia. Periodista. 50 años. Madrid

FORMULARIO DE INFORMACION INSCRIPCION

MEDITACIÓN. Curso de Iniciación

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.