VIAJANDO A EGIPTO

Pirámide en egipcio es “mer” que significa lugar de ascensión. Su lengua más antigua, la jeroglífica, es “medu netjer”, los bastones de la divinidad. Sus dioses, se denominan “ntr” que significa renovación de lo vivo y base de lo viviente, y son pues expresiones y funciones cósmicas que rigen el orden manifestado. Aproximarnos a la realidad egipcia desde la visión griega que nos ha llegado de su cultura y cosmovisión, es claramente inadecuado. Para comprender Egipto debes cambiar el chip, entrar en un nuevo paradigma, donde prima la vivencia y la percepción directa y no especulativa, de la indivisible realidad natural-espiritual. En Egipto, mucho aún resuena con tu estructura más fundamental, transformándote sutilmente, si permaneces sensible y abierto.

De alguna manera, Egipto sigue respirando magia en sus templos. No entiendas la magia egipcia como algo propio de la fantasía o de un pensamiento no racional e infantil; tampoco lo hagas de manera negativa asociando el termino a hechizos y brujería. La magia, la Alta magia en Egipto hay entenderla como algo extremadamente operativo que impregnaba toda su cultura y tenía como misión proteger al faraón y al estado egipcio mediante, y esto es lo importante, el restablecimiento de Maat, el orden cósmico. Heka, magia, es el acto mismo por el que el Creador produce la manifestación, a través de la intención, la energía y la palabra.  

Egipto es la vivencia de un tiempo distinto, más allá de los miles de años que nos separan de su civilización. Alojados a los pies de la Gran Pirámide, nos sentimos viajeros del tiempo contemplando lo inexplicable y sobrecogedora que es la Meseta de Guiza. Cuando te aproximas en el último día del viaje hacia las pirámides, las emociones se desbordan en tu interior: por un lado es el perfecto colofón a muchos días de vivencias compartidas, de conocimientos adquiridos, de experiencias que te llevan a espacios desconocidos de ti mismo; por otro lado sientes que lo que va a ocurrir está lleno de misterio y poder, porque eso que ves alzarse cada vez más imponente ante tus ojos…quizás sea, la reliquia viviente de otra humanidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *