VIVIR EN LA PERSONALIDAD

vritti sârûpyam itaratra      Si no (estás en Yoga -tu Ser, tu Yo- entonces estás) identificado con los procesos de tu mente”.  Yogasutras de Patanjali I.4

Cuando tu mente no es silenciosa y lúcida y se encuentra agitada (pensamientos, emociones, deseos, aversiones, etc.) o adormecida (embotada, confusa, pesada, densa), no puedes percibir el Ser que eres. Como las nubes de tormenta, que no dejan ver el sol que siempre brilla. En ese estado surgirá necesariamente una identificación con todo aquello que acontezca en tu mente y te encontrarás diciendo “yo” a todos esos estados cognitivos, emocionales, instintivos, creando muchos “yoes” ilusorios, que irán mostrándose en función de las situaciones externas o internas que los reactiven y despierten. Así creas muchas imágenes de lo que eres, de quien eres, que solo pertenecen al reino de la ilusión, pero que sin embargo tienen el poder suficiente para que te dejes la vida defendiéndolas. Estos diferentes “yoes” forman tu personalidad, algunos se muestran solo cuando estas en soledad, otros cuando estas en pareja, algunos mas en la vida social o laboral, etc; muestras diferentes caras de ti mismo (de tu personalidad) en función del ambiente al que te expones. Y esta personalidad, siempre ilusoria, siempre condicionada, siempre múltiple, es profundamente neurótica cuando está tan fragmentada, tan dividida. La práctica de la atención meditativa produce una disminución de la actividad ordinaria de la mente, de la fuerza de tu personalidad, de la identificación con todas esas imágenes y condicionamientos y empieza a liberarte de ti mismo, a desfragmentarte. Poder aflojar, aunque sea parcial y temporalmente, ese férreo yugo con la personalidad, con lo que NO somos, es empezar a vislumbrar que es posible vivir sin los estrechos limites de uno mismo; esto es el comienzo del Despertar.

Un pensamiento en “VIVIR EN LA PERSONALIDAD”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *